Tener la casa y la ropa limpia es una necesidad diaria pero todos los productos que usamos para la limpieza y desinfección  contienen químicos que no sólo son nocivos para nuestras salud sino también para el medio ambiente. Es que, una vez usadas, estas sustancias se desechan a través del desague y acaban contaminando los ríos y los suelos. Así que, no solamente se trata  de evitarlos por una cuestión de salud personal, sino también como una ayuda a nuestro planeta.